17 jun. 2015

Galería: Ferocius

Hay buenos autores de cómic erótico y luego está Ferocius, un dibujante para el que todo lector de Kiss Comix guarda un lugar especial en su corazoncito. 

Chileno de Santiago, se formó como fotógrafo para después pasarse a la ilustración publicitaria y el dibujo de moda y confección, algo que todavía puede rastrearse en ese estilo suyo clásico y dulzón que a veces recuerda al tebeo romántico de mediados del siglo XX. Su trabajo se conoció antes en Europa que en su país, donde el conservadurismo y las censuras no siempre han permitido que se mostrase con naturalidad, y la revista Kiss Comix fue su hogar de adopción en España.


En sus historietas alterna el apunte sexológico con la fantasía más descabellada y en la mezcla consigue unas narraciones tan morbosas que pondrían caliente a un ladrillo. Eso por no hablar del humor, porque no conseguimos recordar un autor erótico con el que nos hayamos llegado a reír tanto. Los diálogos de sus personajes, sin dejar de estar en ningún momento por lo que han de estar, que al fin y al cabo es subir la temperatura y a ser posible estallar el termómetro, son una cosa para enmarcarla. Lo que hace Ferocius no se parece a lo de ningún otro.


En esta casa nunca hemos tenido ninguna duda: Ferocius es uno de los autores más imaginativos y libres que ha dado el cómic erótico y, aunque esto no se va a reconocer nunca porque a los ciegos no se les puede hacer ver, uno de los más originales del cómic en general. Un auténtico maestro cuyas páginas siempre apetece volver a repasar.