28 feb. 2014

Clásicos de ayer y hoy: Anita la huerfanita

Harvey Kurtzman es recordado principalmente por su capitanía, durante la primera mitad de los años cincuenta, de la revista Mad, la publicación humorística que inspiró a tantos nombres capitales del cómic por venir y que aún hoy se toma como ejemplo internacional de lo que debe hacerse desde la prensa satírica.

Después de esa etapa gloriosa, a principios de los sesenta y tras dar a luz varias cabeceras nuevas de vida breve, Kurtzman se alió a otro talento de la escudería Mad, el dibujante Will Elder, y juntos se establecieron como colaboradores de Playboy, en cuyas páginas iban a desarrollar el personaje de una rubia exuberante que estaba destinada a convertirse en un éxito inmediato de su tiempo y en un clásico de la historieta erótica: Little Annie Fanny, que nacía como parodia de la tira de prensa de principios de siglo Little Orphan Annie.

El erotismo que emanaba de las aventuras de la pechugona Annie era pícaro y juguetón, nunca allanaba lo que hoy entendemos por pornografía y se basaba en algo tan sencillo como el desnudo inminente de la protagonista y el carácter rijoso de los personajes masculinos que la rodeaban. En aquellas páginas, Kurtzman y Elder (y otros autores que con el tiempo se encargarían de la huerfanita, como Jack DavisFrank Frazetta o Russ Heath) pusieron en tela de juicio la moral imperante en la Norteamérica previa a la revolución sexual y lo hicieron con nombres y apellidos, parodiando iconos, cuestionando bastiones de la cultura, la política y la vida social de su país. 

Todas y cada una de las páginas de Little Annie Fanny son auténticos trabajos de orfebrería a cuatro manos que, revisados con gusto y atención, todavía pueden alterar la libido del erotómano moderno y elegante, que es aquel que de vez en cuando rinde respeto a los mayores volviendo a los clásicos, que por algo eso son tales.







20 feb. 2014

Mujeres de Armas tomar

Nos encanta revolver en nuestro archivo. En nuestras sesiones retrospectivas, hoy nos ha dado por releer algunas de las páginas que Armas dibujó para la revista Kiss Comix, historietas protagonizadas por señoras casadas, amas de casa dispuestas a saltarse las rutinas, madres de amigos o parientes de edad con la libido más alerta que Pajares y Esteso en una convención de lencería.

Las mujeres maduras son un estereotipo y un tópico del género erótico, pero ni se trata del más frecuente ni es el más sencillo de representar con chispa. El autor del que hablamos le supo extraer todo su poderío en series como Marujas al poder, Marujas en celo o Marujas for Ever, diversas encarnaciones de un mismo concepto que, mes a mes, puso pinochos a un sinfín de lectores de la revista.


Al artesano del cómic erótico no siempre se le retribuye el agradecimiento que merece su obra, que tanto consuelo y alegría fugaz nos pudo llegar a ofrecer en su momento, así que vaya en este post nuestra admiración y nuestro recuerdo para el trabajo de este jerezano que, con sus guiones desenfadados y su dibujo morboso, enriqueció y dio entidad a una de las publicaciones decanas del erotismo en español. 





10 feb. 2014

San Valentín erótico



Llega el día de los enamorados, la jornada en que hacer memoria y recordar por qué estamos con esa otra persona con lo bien que estaría cada uno en su casa y Dios en la de todos.

Bueno, bueno, tampoco es para ponerse así, pero es verdad que la vida en pareja no siempre es fácil y que las relaciones, en cuanto se alargan un poco, enseguida padecen las monotonías de la rutina y la costumbre. ¿Tu pareja está algo insípida sexualmente desde hace un tiempo? ¿Te duele la cabeza a la hora de ponerse en faena? ¿Está el aburrimiento instalado en tu lecho? ¡Que nadie se preocupe, traemos receta! Y la solución, como siempre, está en los libros.

Bien, tal vez tu hombre no está prestando la atención que debería a los deberes conyugales, es algo que ocurre. ¿Qué tal si descubre que su mujer, por norma general tan ocupada, ha traído a casa unos cómics eróticos? El mero hecho de conocer la noticia le va a poner palote en cero coma, y si encima le da por leerlos (que lo hará), lo vas a ver rejuvenecer en menos que canta un gallo. ¿Qué tu chica está despistada y ni siquiera tiene por costumbre ver películas porno, con lo que a ti te ponen y te reactivan? Prueba a dejar un cómic guarro abandonado descuidadamente en cualquier parte de la casa, en el baño o en la mesilla. Ella lo va a hojear, se va a enganchar a la lectura y antes de molestarse por descubrir que su chico es un cerdo (algo que ya sabía de sobra, no nos engañemos) se va a encontrar con que tiene las braguitas para escurrir y ese día es muy probable que, de repente, no la conozcas.
Esas maniobras “como quien no quiere la cosa” están ahí y tenemos testimonios contrastados que dan prueba de su efectividad, pero hay otra vía que es, si cabe, más divertida: la lectura en pareja. Una ocasión para volver a ser cómplices, compartir fantasías que nunca antes habían salido a la luz y excitarse juntos como si fuerais nuevos.

Estamos convencidos: para reavivar la llama de la pasión, o sencillamente para echarse unas risas y ponerse los dos como motos, nada más divertido y estimulante que un buen cómic erótico, donde no sólo tienen importancia las imágenes sino lo que se cuenta, el cómo se cuenta y el cómo se lee.


Los bombones y las flores están muy bien, pero si quieres tener un San Valentín de amor físico y verdadero, asómatea la sección erótica de La Cúpula y elige el título más adecuado para él, para ella o para los dos. Y luego no olvides escribirnos para contarnos cuáles han sido los efectos secundarios. ¡Feliz San Valentín!